QUEMADURAS TERMICAS

Las lesiones por quemaduras, son de tipos dinámicas y progresivas.  En la zona quemada se producen cambios como edema y coagulación intravascular con obstrucción completa de los capilares, lo que lleva a la necrosis tisular. Todo produce una alteración de la microcirculación, con la presencia de microtrombos plaquetarios y aglutinación eritrocitaria. Esto hace que la lesión vaya aumentando de tamaño en las horas posteriores a la quemadura.

El edema agrava aún más la microcirculación, lo que produce mayor hipoxia celular, con mayor extravasación de líquido, con una deshidratación cada vez más notoria.

Al presentarse grandes zonas expuestas y por mucho tiempo, se expone al enfermo a una infección, que es la causa número uno de complicación y muerte en este tipo de pacientes

Gruber y col., ya habían observado que las lesiones por quemadura, son lesiones hipóxicas, por lo que el aumento de la tensión de oxígeno en las zona afectada, sería de gran importancia para la rápida recuperación del tejido afectado.

Las primeras observaciones realizadas sobre los beneficios de la OHB en pacientes quemados, la realizó Wada y col., cuando trataron a varios pacientes intoxicados por CO de una mina de carbón, observando que las lesiones curaban más rápidamente y que bajaba notablemente la incidencia de infecciones. Posteriormente en modelos experimentales realizados en animales, observaron una rápida disminución del edema y de la pérdida de líquidos por la zona quemada. Estudios posteriores, realizados por una gran cantidad de investigadores, demostraron los fundamentos de los buenos resultados observados.

En modelos experimentales de quemaduras en cerdos de Guinea, nosotros observamos una rápida disminución del edema producido por la quemadura térmica, al igual que un marcado aumento de la síntesis de colágeno y producción de fibroblastos en los animales quemados tratados con OHB, en comparación con los grupos control. Estos fibroblastos, son los que van a servir de estructura para la neoformación vascular descrita por otros autores.

En la aplicación clínica, hemos observado la rápida disminución del edema, menor índice de infección, una mejor preparación del lecho receptor de injertos, un menor índice de rechazo de injertos, inclusive, en una paciente  con una superficie corporal quemada del 48 % en la que se le realizó autoinjerto con piel cultivada, observamos que los mismos prendieron en un 100 %.

La utilización de OHB minimiza los requerimientos de soluciones parenterales, disminuye la cantidad de injertos, acorta el tiempo de cicatrización, todo lo que conduce a un menor tiempo de internación y una más rápida recuperación del paciente.

Quemados

Fisiopatología

Coagulación                             Isquemia

                    ↓  

Gran Edema             →      Compromiso de la microcirculación

Gran zona expuesta a la infección

Gran pérdida de líquidos


Tratamiento con OHB

Rápida disminución del edema       Mejora la micro circulación

Disminución de la pérdida de líquidos

Efecto antibacteriano

Oxigenación tisular        Estimulación de los fibroblastos

Neo formación vascular